• Carlos Amorós

La ciencia del aroma y como vender con él

Actualizado: jul 22



Nuestro sistema olfativo es una colisión entre la biología y psicología, y eso es lo que lo hace tan poderoso. Desde el marketing olfativo, aprovechamos la reacción del cerebro a los aromas para comunicar ideas intangibles.

Si alguna vez entraste a una tienda e identificaste instantáneamente el significado de su marca, probablemente tenga una idea clara de lo que puede hacer el marketing olfativo.


Ciencia e Investigación:

Hay una gran cantidad de investigaciones sobre el marketing olfativo, emociones y aromas. Pero para comprender realmente de lo que es capaz el marketing olfativo, debemos comprender la ciencia del olfato; más importante aún, cómo procesamos e interpretamos los aromas.


La investigación ganadora del premio Nobel sobre aromas:

En 1991, Richard Axel y Linda Buck publicaron una investigación sobre cómo funciona el sistema olfativo. Hasta entonces, el sistema olfativo era un misterio en la comunidad científica.


Querían descubrir cómo los mamíferos detectan tantos olores diferentes. Pero además de la detección de olores, querían aprender cómo el cerebro interpreta los olores en percepciones y comportamientos de olores únicos. Su trabajo descubrió que percibimosel olor a través de al menos 1.000 receptores. Por el contrario, el ojo solo usa tres receptores para distinguir colores.


Una vez que la corteza olfativa recibe la señal, envía la información de la fragancia a varias otras áreas del cerebro: áreas como las áreas corticales superiores y límbicas profundas, regulan los efectos emocionales y fisiológicos de los olores.





No es solo físico, es emocional:

Obviamente, la investigación muestra claramente que el olor tiene el poder de afectar nuestro estado emocional. Pero, ¿qué significa eso en el contexto de una empresa? A raíz del boom del comercio electrónico, las expectativas de los clientes han cambiado, en el panorama competitivo actual, ser satisfactorio equivale a un servicio que pasa desapercibido y para nada queda en la mente de quien consumio o hizo una compra.


Investigaciones recientes muestran que los clientes buscan experiencias emocionales. De hecho, Harvard Business Review realizó un estudio sobre la importancia de conectarse emocionalmente con los clientes. Descubrieron que los clientes conectados emocionalmente son un 52% más valiosos para una marca que aquellos que simplemente están satisfechos.


Este trabajo muestra de una manera muy clara el vinculo entre nuestras emociones y la toma de decisión. Por eso, cuando un cliente tiene que tomar una decisión de compra, las emociones pueden hacer la diferencia entre a quien le va a comprar.


Todo esto tiene mucho sentido, las emociones controlan nuestras decisiones más de lo que nos damos cuenta.





7 vistas0 comentarios

Déjanos tus datos para recibir más información de este y otros servicios:

¡Gracias!